¿Qué significa ser hombre en la actualidad?

que-significa-ser-hombre


Tratar de definir lo que significa ser hombre en la actualidad nos lleva a sumergirnos en una serie de pensamientos y creencias.

Es sorprendente la manera en que aún prevalece el estereotipo del hombre como un individuo físicamente fuerte, rico y dominante. No obstante, hay que reconocer que la presión para que los hombres se amolden a esta imagen tiene repercusiones negativas para la sociedad. Por ello es importante replantear esta definición de ser hombre. Comencemos por un análisis histórico.

Ser hombre en la historia

Sin duda el mundo cambia y es nuestro reto día a día cambiar con él. Nuestros genes aún recuerdan cuando durante días cazábamos soportando las inclemencias del tiempo y los peligros. 

Nuestra preocupación y fuerza nos llevaron a lo impensable: controlar la vida, reproducirla, entender los secretos de la naturaleza y formar hogares cimentados en seguridad con la confianza en que cada día sería mejor, viendo nacer la época de los terratenientes.

Durante cientos de años los terratenientes lucharon por dominar territorios, hasta que tiempo después aparecieron los nuevos “titanes”: grandes máquinas creadas por nuestras mejores mentes, máquinas que facilitaban los trabajos y nos hacían avanzar a pasos enormes, realizando el trabajo de 100 personas en minutos. 

En aquel momento, ser dueño de una empresa te volvía el líder, el fuerte, quien tenía una opinión, pues sin advertirlo muchos carecían de trabajo, pues eran desplazados por las máquinas y los que pertenecían a una empresa eran mal pagados. Si bien estos titanes trajeron el “mundo moderno”, sacaron a mujeres y niños de las casas, porque los recursos no eran suficientes y tanto ellas como nosotros sabíamos los problemas económicos del hogar. Ya no podíamos hacer lo que siempre hicimos los hombres: callar y resolver, pues ya el hogar dependía de un nuevo modelo: trabajo en conjunto. 

El hombre moderno: nuevos líderes

Con el tiempo nos repusimos a las carencias provocadas por nosotros mismos como especie y surgieron nuevos modelos de masculinidad en la dinámica social y familiar. Ya no estamos solos en el aporte al hogar, pues las mujeres se sumaron y se adaptaron a la lucha. Así, juntos les dimos a las nuevas generaciones una forma distinta de desarrollarse: un comportamiento equitativo y una tendencia a especializarse para pensar más.

Con los tan especializados estudios universitarios nacieron los nuevos líderes: hombres que ya no son cazadores, guerreros y meros administradores. Estos líderes son especiales, pues no sólo requieren la fuerza física para pasar horas estudiando, también gran disciplina para administrar tiempos apremiantes. Aquel hombre con más preparación o estudios es el admirado, el que representa el pensamiento, el mesurado, el que toma decisiones sobre las vidas de las personas, siendo éste el modelo del nuevo alfa, que comparte su pensamiento, se rodea de expertos y aporta al hogar no sólo dinero, sino experiencias, iniciando algo que no habíamos hecho nunca: complementarnos y cuidarnos con nuestra pareja. 

Ahora más que nunca una renovación viene, y el ente primitivo salió del lodo para batirse en los duelos de la mente, la agresión del mercado, la formación de nuevos proyectos digitales y nuevas formas de comunicarnos. Ahora, decir nuestro sentir se convierte en nuestra fortaleza; el comunicarnos con el ser amado se vuelve crecimiento en hechos, y las luchas en unión se transforman en grandes victorias.  

Modelos masculinos positivos

Ser varón en la actualidad implica muchos retos, entre ellos: cuestionar la cultura patriarcal que ha imperado durante siglos. Supone evolucionar tanto en lo personal como en lo social, supone madurar en lo emocional y conseguir librarse de las obligaciones machistas imperantes para el modelo de masculinidad tradicional.

El hombre de hoy es complejo, porque gana batallas gigantes en espacios y universos diferentes. Desde el ingeniero en sistemas que protege los grandes bancos, el médico que opera con robots y el abogado que defiende a nivel internacional las marcas nacionales, todos se convierten en héroes de lo cotidiano.

Su fuerza está en su mente y se proyecta en sus gustos, sus elecciones, la seguridad y atención a su familia y, sobre todo, la atención y el cuidado a sí mismo. 

El concepto hombre no sólo ha cambiado, se ha visto favorecido en la fuerza de sus decisiones: marca tendencia, expresa salud y dinamismo, se arregla y viste para superar sus propias metas de cada día. Los hombres de hoy se renuevan, evolucionan y trascienden en todo lo que hacen, pues ser hombre es mucho más que la sumatoria de nuestra historia. Ser hombre es más de lo que crees.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *