Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar la funcionalidad, el tracking de Analytics y la experiencia para nuestros usuario. Para continuar utilizando nuestra página web, debe estar de acuerdo con nuestras

En la última década se ha producido una enorme transformación en el sector del injerto capilar. Miles de hombres que padecen de la tan temida alopecia androgenética se han servido de esta clase de intervención con el fin de incrementar el volumen de pelo en las zonas afectadas por esta condición. Ergo, muchos de ellos llevado por las modas y sin contrastar información relevante, han tomado la arriesgada decisión de llevar el procedimiento a cabo en países extranjeros, lugares donde, a priori, el injerto capilar es aparentemente mucho más barato.

En una óptima clínica capilar, el paciente encontrará médicos acreditados en cirugía capilar que a través de la técnica del microinjerto podrán potenciar las áreas de la cabeza donde el pelo crece debilitado o donde su ausencia es evidente.

Desgraciadamente, alrededor de las intervenciones de trasplante capilar han ido apareciendo infinidad de “clínicas” en donde se llevan a cabo millares de procedimientos con resultados que sólo evidencian el propósito de obtener rápidos beneficios económicos en virtud de la necesidad del hombre que desea recuperar su pelo.

Injerto capilar fuera de España
En Madrid y en otras ciudades de España hasta no hace mucho tiempo, los precios para someterse a una intervención de injerto capilar era susceptiblemente más elevados que la oferta que podía encontrase en otros países como por ejemplo en Turquía. Esto ha creado la apertura de “clínicas y centros para la salud del pelo” donde infinidad de pacientes de toda Europa viajan para someterse a una intervención de injerto capilar a un precio técnicamente reducido. En España se estiman aproximadamente que más de 10.000 personas se trasladan a Turquía cada año con el fin de someterse a una intervención de implante de pelo, pero en el año 2018 se calcula que las cifran están descendiendo estrepitosamente debido a que no merece la pena salir de España para obtener un óptimo resultado a un precio plenamente competitivo. Y es que, sin ninguna duda, en el país español los precios han bajado considerablemente como consecuencia del compromiso firme de crear una alternativa de calidad que apueste por la innovación de las clínicas capilares dando como fruto un resultado superior y precios más bajos para los pacientes.

Tomar la decisión de viajar a algunos países del extranjero conlleva una escala de riesgos implícitos a la intervención que no se deben eludir, ya que en la actualidad son miles de pacientes que se sienten decepcionados con el resultado de su intervención.

Los peligros de optar por una clínica capilar en Turquía
Hay un factor desconocido entre muchos de los pacientes que se desplazan a esta clase de lugares en donde los implantes son tan bajos de precio. Hablamos de los “peligros” que podrían encarnar entregarse a una intervención tan importante en un país que no está sometido a idénticas garantías de profesionalidad e higiene que España.
A continuación enumeraremos los peligros más importantes a los que un paciente tiene que enfrentarse cuando decide injertase en un país como este:

¿CONOCE SU GRADO DE ALOPECIA?

Peligro de infección o lesión irreversible
En esta clase de países están exentos de reglamentos y condiciones de higiene y sanidad tan completos como en España. Las intervenciones se llevan a cabo de manera intensiva e inclusive, aprovechan materiales de un paciente a otro sometiendo la salud de las personas a riesgos absolutamente innecesarios. Por ende, los resultados están lejos de lo esperado y, por desgracia, los pacientes acarrean daños en la zona donante de pelo por no implantar los cuidados necesarios y profesionales.

Intervenciones carentes de médicos cualificados
Un número considerable de clínicas son administradas por médicos, sin embargo las intervenciones las ejecutan técnicos que no tienen la formación especializada para llevar a cabo este tipo de intervenciones. En infinidad de ocasiones se han denunciado lances en los cuales los médicos recorrían varias habitaciones de la clínica durante el tiempo en que los técnicos realizaban el injerto capilar y eso nos lleva a la conclusión de que ni materializaban la intervención ni estaban presentes a tiempo real mientras se realizaba.

Trampa publicitaria
En países como Turquía las clínicas proyectan a los pacientes casos de antes y después del implante de pelo que no corresponden a dicho país con el aislado propósito de hacerle creer al paciente que el resultado en las clínicas son exactos a los que representa su material fotográfico. La realidad es que tales fotografías son extraídas de clínicas expertas en países como España, Alemania o México, y simplemente ejercen un uso incorrecto de la publicidad, llevando al paciente a caer en una trampa inminente.

Ausencia de seguimiento post-operatorio
Tras la intervención en un país extranjero, el paciente retorna en pocos días a su país de origen. Esta situación imposibilita llevar a cabo un seguimiento consecutivo para examinar la evolución del injerto de pelo o constituir procedimientos para enmendar si el procedimiento no está a la altura de lo esperado por el paciente. Esta realidad suscita que incontables pacientes tengan que recurrir a clínicas en España después de su viaje a Turquía, con lo que el ahorro inicial se convierte en un gasto doble que desde luego es imperativamente necesario.

No asuma riesgos innecesarios con un injerto capilar en el extranjero
Después de leer esta información, no es buena idea asumir riesgos innecesarios por proceder a realizarse un injerto capilar en el extranjero y lo más recomendado es recurrir a una clínica capilar cualificada para proceder a la intervención de injerto capilar. Aunque sin faltar a la verdad es importante afirmar que, en el extranjero la oferta es muy amplia y por supuesto se encuentran clínicas de injerto de pelo absolutamente profesionales y con médicos excepcionales que son incapaces de ofertar los importes low cost que vemos en diferentes publicidades.
En definitiva, es infinitamente más confortable y sensato no tener que desplazarse fuera del país para ser sometido a dicha intervención, ya que permanecer dentro de su país lo hará sentirse más resguardado y confortable. Un implante capilar es una intervención de larga duración y que precisa de atención post-operatoria realizada por el mismo equipo médico que llevó la intervención inicialmente. Tome una decisión acertada y no corra riesgos innecesarios.

En la última década se ha producido una enorme transformación en el sector del injerto capilar. Miles de hombres que padecen de la tan temida alopecia androgenética se han servido de esta clase de intervención con el fin de incrementar el volumen de pelo en las zonas afectadas por esta condición. Ergo, muchos de ellos llevado por las modas y sin contrastar información relevante, han tomado la arriesgada decisión de llevar el procedimiento a cabo en países extranjeros, lugares donde, a priori, el injerto capilar es aparentemente mucho más barato.

En una óptima clínica capilar, el paciente encontrará médicos acreditados en cirugía capilar que a través de la técnica del microinjerto podrán potenciar las áreas de la cabeza donde el pelo crece debilitado o donde su ausencia es evidente.

Desgraciadamente, alrededor de las intervenciones de trasplante capilar han ido apareciendo infinidad de “clínicas” en donde se llevan a cabo millares de procedimientos con resultados que sólo evidencian el propósito de obtener rápidos beneficios económicos en virtud de la necesidad del hombre que desea recuperar su pelo.

Injerto capilar fuera de España
En Madrid y en otras ciudades de España hasta no hace mucho tiempo, los precios para someterse a una intervención de injerto capilar era susceptiblemente más elevados que la oferta que podía encontrase en otros países como por ejemplo en Turquía. Esto ha creado la apertura de “clínicas y centros para la salud del pelo” donde infinidad de pacientes de toda Europa viajan para someterse a una intervención de injerto capilar a un precio técnicamente reducido. En España se estiman aproximadamente que más de 10.000 personas se trasladan a Turquía cada año con el fin de someterse a una intervención de implante de pelo, pero en el año 2018 se calcula que las cifran están descendiendo estrepitosamente debido a que no merece la pena salir de España para obtener un óptimo resultado a un precio plenamente competitivo. Y es que, sin ninguna duda, en el país español los precios han bajado considerablemente como consecuencia del compromiso firme de crear una alternativa de calidad que apueste por la innovación de las clínicas capilares dando como fruto un resultado superior y precios más bajos para los pacientes.

Tomar la decisión de viajar a algunos países del extranjero conlleva una escala de riesgos implícitos a la intervención que no se deben eludir, ya que en la actualidad son miles de pacientes que se sienten decepcionados con el resultado de su intervención.

Los peligros de optar por una clínica capilar en Turquía
Hay un factor desconocido entre muchos de los pacientes que se desplazan a esta clase de lugares en donde los implantes son tan bajos de precio. Hablamos de los “peligros” que podrían encarnar entregarse a una intervención tan importante en un país que no está sometido a idénticas garantías de profesionalidad e higiene que España.
A continuación enumeraremos los peligros más importantes a los que un paciente tiene que enfrentarse cuando decide injertase en un país como este:

¿CONOCE SU GRADO DE ALOPECIA?

Peligro de infección o lesión irreversible
En esta clase de países están exentos de reglamentos y condiciones de higiene y sanidad tan completos como en España. Las intervenciones se llevan a cabo de manera intensiva e inclusive, aprovechan materiales de un paciente a otro sometiendo la salud de las personas a riesgos absolutamente innecesarios. Por ende, los resultados están lejos de lo esperado y, por desgracia, los pacientes acarrean daños en la zona donante de pelo por no implantar los cuidados necesarios y profesionales.

Intervenciones carentes de médicos cualificados
Un número considerable de clínicas son administradas por médicos, sin embargo las intervenciones las ejecutan técnicos que no tienen la formación especializada para llevar a cabo este tipo de intervenciones. En infinidad de ocasiones se han denunciado lances en los cuales los médicos recorrían varias habitaciones de la clínica durante el tiempo en que los técnicos realizaban el injerto capilar y eso nos lleva a la conclusión de que ni materializaban la intervención ni estaban presentes a tiempo real mientras se realizaba.

Trampa publicitaria
En países como Turquía las clínicas proyectan a los pacientes casos de antes y después del implante de pelo que no corresponden a dicho país con el aislado propósito de hacerle creer al paciente que el resultado en las clínicas son exactos a los que representa su material fotográfico. La realidad es que tales fotografías son extraídas de clínicas expertas en países como España, Alemania o México, y simplemente ejercen un uso incorrecto de la publicidad, llevando al paciente a caer en una trampa inminente.

Ausencia de seguimiento post-operatorio
Tras la intervención en un país extranjero, el paciente retorna en pocos días a su país de origen. Esta situación imposibilita llevar a cabo un seguimiento consecutivo para examinar la evolución del injerto de pelo o constituir procedimientos para enmendar si el procedimiento no está a la altura de lo esperado por el paciente. Esta realidad suscita que incontables pacientes tengan que recurrir a clínicas en España después de su viaje a Turquía, con lo que el ahorro inicial se convierte en un gasto doble que desde luego es imperativamente necesario.

No asuma riesgos innecesarios con un injerto capilar en el extranjero
Después de leer esta información, no es buena idea asumir riesgos innecesarios por proceder a realizarse un injerto capilar en el extranjero y lo más recomendado es recurrir a una clínica capilar cualificada para proceder a la intervención de injerto capilar. Aunque sin faltar a la verdad es importante afirmar que, en el extranjero la oferta es muy amplia y por supuesto se encuentran clínicas de injerto de pelo absolutamente profesionales y con médicos excepcionales que son incapaces de ofertar los importes low cost que vemos en diferentes publicidades.
En definitiva, es infinitamente más confortable y sensato no tener que desplazarse fuera del país para ser sometido a dicha intervención, ya que permanecer dentro de su país lo hará sentirse más resguardado y confortable. Un implante capilar es una intervención de larga duración y que precisa de atención post-operatoria realizada por el mismo equipo médico que llevó la intervención inicialmente. Tome una decisión acertada y no corra riesgos innecesarios.



Boton Formulario
X
Agende su valoración

Conozca nuestros horarios que tenemos para usted al seleccionar la sucursal de su preferencia.